Esas molestas moscas volantes

En ocasiones, cuando estamos leyendo o miramos a una pared o a un punto fijo, nos aparecen pequeños puntos o nubes moviéndose en nuestro campo visual. A veces en forma de puntitos negros, círculos, nubes o telarañas… y pueden llegar a ser de lo más molestos.

Se denominan “moscas volantes” y son pequeñas degeneraciones del “humor vítreo”, una sustancia gelatinosa y transparente que llena la cámara posterior del ojo y que, con el tiempo, se encoge y se separa de la retina donde se apoya, produciendo esa molestas opacidades. En la mayoría de los casos no suponen un problema y son comunes en personas miopes, operadas de cataratas, y aparecen o aumentan a medida que envejecemos.

¿Puedo hacer algo para que desaparezcan?

No existe tratamiento médico para las “moscas volantes”.  Con el tiempo, la gran mayoría de moscas volantes disminuyen o desaparecen a medida que se van absorbiendo o se mueven a lugares menos molestos. En muchos casos, terminamos por no hacerles caso, adaptándonos a ellas.

¿Debo preocuparme si veo “moscas volantes”?

A pesar de que la gran mayoría son inofensivas, algunas aparecen cuando, al desprenderse el humor vítreo de la pared del ojo, se produce un desgarro en la retina que puede provocar un desprendimiento. En estos casos debe tratarse de inmediato con láser ya que en caso contrario puede derivar en un desprendimiento de retina cuyo tratamiento es quirúrgico.

Sin un examen realizado por un oftalmólogo, no es posible averiguar si las moscas volantes son graves o no. Por ello, cualquier aparición brusca o repentina de muchos puntos flotantes nuevos o de centelleos de luz debe ser evaluada por un oftalmólogo, sobretodo a partir de los 45 años.

oftalmologo-menorca-moscas-volantes

CATEGORIAS: Los ojos en el adulto, Los ojos en la tercera edad, Revisiones periódicas

ETIQUETAS: