Los ojos y la conducción

La conducción de un automóvil en caso de deficiencia visual implica un problema de seguridad para uno mismo y para el entorno. La posibilidad de conducir debe tratarse caso a caso, según el tipo de deficiencia, su evolución y las necesidades.

Por todos es sabido que los accidentes de tráfico son una de las principales causas de mortalidad en el mundo.

1