Los ojos y el ordenador

Una mala postura a la hora de utilizar pantallas de ordenador, favorece la evaporación de la lágrima y puede entrañar una sequedad ocular, causa principal de la fatiga y molestias oculares.

Una posición, con la mirada ligeramente elevada en dirección a la pantalla, le obliga a mantener los párpados muy abiertos, es decir, a abrir excesivamente los ojos. El hecho de mantener la atención de manera continuada, comporta una reducción de la frecuencia y la amplitud del parpadeo

2